En muchas ocasiones nos han recomendado reposo por alguna lesión o dolor pero… ¿es realmente necesario? ¿durante cuánto tiempo? ¿cúando puedo volver a realizar actividad? En el post de HOY, Lidia Minguela, nuestra fisioterapeuta beFitness localizada en Madrid nos responde a todas estas preguntas resaltando que evidentemente, cada lesión tiene unas características de recuperación pero en este artículo aclararemos un poco el concepto.

¿En qué patologías debemos guardar reposo?
Existen ciertas lesiones en las cuales está totalmente indicado el reposo, tales como fracturas (completas o incompletas, las denominadas fisuras), roturas musculares, tendinosas, tras una intervención quirúrgica y ciertos procesos inflamatorios en su fase aguda.

Existen fracturas que sueldan con una simple inmovilización tipo escayola y en otros casos será necesario intervención quirúrgica. Si es el primer caso, serán necesarias entre 3 y 4 semanas aproximadamente, según la rapidez de consolidación, de la zona y de la persona. En ocasiones, se necesita el mismo tiempo de recuperación para una fisura que para una fractura completa. En la circunstancia de intervenciones quirúrgicas, dependerá del tipo de intervención y de la fractura en sí misma.
Aunque tengamos que realizar reposo, no exime que desde la fisioterapia podamos ayudar a la consolidación con magnetoterapia, técnicas de drenaje para la inflamación, analgesia con frío y ayudar en la medida de lo que se pueda, a que el resto de la musculatura no sufra el reposo de la zona afectada.

En las roturas musculares , deberemos guardar reposo las primeras semanas tras la lesión, aunque existe un tratamiento específico en fisioterapia que ayuda a aliviar la inflamación y mejorar la recuperación del músculo afectado. Reposo no implica que no podamos actuar para que el músculo recupere su estado lo mejor y antes posible.


En ocasiones, existen lesiones que no requieren de un reposo absoluto, pero sí relativo. Véase, limitar la actividad física durante cierto tiempo (que no implica no hacer nada de nada, sino seguir los consejos del terapeuta durante algunas semanas) para que la lesión se recupere lo antes posible. Forzar el cuerpo y hacer ejercicio con dolor por no querer parar o disminuir la actividad, tiene consecuencias en otras estructuras.
Además no es recomendable, tampoco de deberían tomar analgésicos tipo antiinflamatorios para “olvidarnos” del dolor durante un entrenamiento o una carrera. El daño que se puede hacer en la estructura o en otras adyacentes puede tener consecuencias aún mas graves.

Cuando el reposo deja de estar indicado
En mi día a día en la consulta encuentro muchos pacientes con tendinopatías (las popularmente llamadas “tendinitis”) a los cuales se les ha recomendado reposo permanente hasta que se cure, sin realizar ningún tipo de ejercicio adaptado ni tratamiento de ningún tipo.
Ya hemos hablado en alguna ocasión que el concepto de “ se cura solo” no existe. Desde la fisioterapia tenemos muchos medios para ayudar a recuperar ese daño. Si ese tendón se ha inflamado es porque está más solicitado, bien por un mal gesto repetido, mala postura o porque algún otro factor está influyendo en él, como el sistema visceral, cicatrices a distancia, etc. o todas estas circunstancias a la vez.

Lo primero es evaluar si realmente hay una “ tendinitis”, en estadío inicial de inflamación o ya cronificado, y ver al paciente en su conjunto para saber qué otros factores están influyendo en esa lesión. En todo caso, la inmovilización por ejemplo en cabestrillo del hombro por una tendinitis del músculo supraespinoso, no solo no es recomendable, sino que es contraproducente. La inmovilización total de la articulación supone la pérdida de la musculatura, y una disminución de la circulación de la zona. Una estructura con peor vascularización tiene más dificultad de regeneración y por lo tanto peor recuperación.
Otro caso importante es la movilización con escayola de esguinces que no requieren de ello (grados I y II) y la sobreutilización de tobilleras y/o muñequeras. En los esguinces de debe guardar cierto reposo, sobre todo las primeras 72h pero no abusar del uso de tobilleras y muñequeras.

No te olvides que el fisioterapeuta sabe el tratamiento a realizar según la lesión y sobre todo, los ejercicios indicados para recuperar el daño y el reposo o no que requiere cada caso.

Conclusión beFitness
El fisioterapeuta cuenta con muchas herramientas, tales como movilización pasiva, estiramientos, drenaje, masaje etc para ayudar a recuperar la lesión.
El movimiento es vida y a través de él conseguiremos mejorar la amplitud articular, la vascularización, disminuir el dolor, la inflamación etc.
Si no sabes si debes guardar o no reposo, ¡consúltanos! ante cualquier lesión o duda que tengas, en beFitness estamos para ayudarte.

Lidia Minguela, fisioterapeuta beFitness localizada en Madrid.
Síguenos en Facebook, Instagram, Google +, You Tube, beFitness Photography, beFitness Blog y muy muy pronto en Yummpy app.

Deja una respuesta

No hay comentarios aún.