En el post de hoy, Lidia Minguela, nuestra fisioterapeuta beFitness localizada en Madrid, habla de un tema muy importante para la salud y el bienestar, nos habla sobre las cicatrices, qué son, cómo tratarlas y las denomina cómo las GRANDES OLVIDADAS ¿Quieres saber por qué?

Ante cualquier operación o incisión a nivel de la piel, nos solemos ocupar mucho de la cicatriz hasta el momento en que se cura y nos preocupa su apariencia estétita. Una vez pasado ese tiempo, pocos especialistas comentan la importancia de trabajar bien esa cicatriz para que esté suelta y no cause problemas ni dolores.

¿Qué es una cicatriz?
Una cicatriz es un “parche “de piel permanente que crece sobre una herida. Se forma cuando el cuerpo se cura después de una cortadura, un raspón, una quemadura o una llaga. Las cicatrices también pueden resultar tras una cirugía donde se corte la piel. Al principio sobre todo, las cicatrices suelen ser más gruesas, así como más rosadas, rojas o brillantes que el resto de la piel.

La apariencia de las cicatrices depende de:
• El tamaño y la profundidad de la herida
• Su localización
• El tiempo de curación
• La edad de la persona
• La tendencia hereditaria a la cicatrización

¿Por qué es importante que la cicatriz no esté pegada y/o adherida?
Solemos pensar que la cicatriz solo implica la parte más superficial de la piel, pero no es así. La piel se encuentra por encima de la fascia, ese fino “traje de neopreno” que recubre por dentro nuestras vísceras y músculos, protege , da forma y ayuda a la función de cada estructura. La fascia une todo nuestro cuerpo y su función puede verse alterada si existen interrupciones, como por ejemplo, por una cicatriz.

Las cicatrices alteran la movilidad de dicha fascia y restringen la elasticidad; pueden causar dolor, debido a interrumpciones nerviosas que se ven comprometidas y a la vez puede generar retraciones fasciales.
Esto se traduce en que no solo afecta al lugar de la cicatriz en sí, sino que nos puede generar dolores o molestias en otras zonas del cuerpo, algunas por relación directa y otras porque el “ traje de neopreno arrugado” traslada la tensión a otros puntos.

Un ejemplo claro son las cicatrices de cesáreas o histerectomías (incisiones a nivel del útero). Muy comúnmente, tras salir del hospital, las mujeres recién operadas no son capaces ni de enderezar su cuerpo por la tirantez que provoca dicha operación. Con el tiempo, la piel se adapta, pero en casi todos los casos, esas cicatrices se encuentran pegadas por dentro, cuasando dolor en la misma cicatriz (se pueden notar pinchazos) y también general dolores en la zona lumbo-sacra (porque existe relación directa entre el útero y el sacro).
Otro ejemplo puede ser una cicatriz de una operación de una rodilla, ligamentos cruzados, prótesis etc. la movilidad de la rodilla se ve aumentada al liberar dichas tensiones.

A veces, en casos de artroscopias o laparoscopias (en rodillas o en la zona del vientre) las incisiones son tan pequeñas que pensamos que no tienen consecuencias, pero sí las tienen y es importante trabajarlas de la misma forma.

Me van a operar … ¿Cuándo he de empezar a trabajar la cicatriz?

Una vez que nos han retirado los puntos y la herida está bien cerrada podemos empezar a trabajarla suavemente.
Al principio se recomienda hacer el masajito con cremas (rosa de mosqueta o aloe vera) para dar suavidad a la piel e ir perdiendo el exceso de sensibilidad en la zona.
Como se explica en el vídeo, la línea azul señala la cicatriz. Se pueden hacer pequeñas tracciones, a lo largo y ancho de toda la cicatriz, manteniendo varios segundos cada movimiento.

VER VIDEO CICATRICES

También, con ambas manos a uno y otro lado de la cicatriz pero no justo en frente , se realizan como movimientos de S, muy suavemente. Al principio será sensible y quizás cueste, según la dureza del tejido. Poco a poco, con el tiempo, podremos ir soltando más los tejidos.

VER VIDEO CICATRICES

Como al principio será bastante sensible no lo haremos todos los días. Una vez pasado un tiempo que veamos que lo toleramos mejor, se puede hacer a diario.

Si ya tengo una cicatriz antigua, ¿Qué puedo hacer?
Podemos realizar como pellizcos a lo largo de toda ella y tracciones, como para despegar los planos más profundos. Seguramente, aunque hayan pasado muchos años, si está pegada, pinchará mucho y será molesto.

VER VIDEO CICATRICES

Es normal que se ponga roja la zona, que salgan algunos puntitos rojitos o incluyo algún moratón a veces.
Como siempre, los fisioterapeutas estamos para ayudarte. Si tienes dudas, no te atreves al principio o te duele mucho, nuestra fisioterapeuta y osteópata beFitness Lidia puede ayudarte a trabajarlo y a enseñarte cómo hacerlo. ¡consúltanos!

Conclusión beFitness
Por pequeñas y/o antiguas que puedan parecer, es importante liberar las cicatrices para que nuestra fascia haga correctamente su función y no tengamos tensiones ni dolores. Además, aunque no es nuestro primer objetivo, al liberarla, tendrá mejor aspecto estético.

¡Consúltanos!
Lidia Minguela, fisioterapeuta beFitness localizada en Madrid.
Síguenos en Facebook, Instagram, Google +, You Tube, beFitness Photography, beFitness Blog y muy muy pronto en Yummpy app.

Deja una respuesta

No hay comentarios aún.