Todos tenemos muy claro que la clave para un rendimiento óptimo está basada en la buena combinación de tres aspectos fundamentales; alimentación, entrenamiento y descanso, pero en la práctica son muchos los que priorizan más en la alimentación y/o entrenamiento que en el descanso, siendo ésta una mala elección.

La entrenadora María González, nos explica todos lo que debemos saber para conocer los efectos del descanso en nuestro cuerpo, qué es el Síndrome General de Adaptación y el sobre entrenamiento y qué debemos hacer para combatirlos ¿Te vas a perder nuestro post?

Para poder entender por qué es tan necesaria una buena recuperación tendremos que hablar del Síndrome General de Adaptación, el cual consta de distintas fases que nos hacen lograr unos resultados óptimos en cuanto al entrenamiento:

1.Entrenamiento; se habla de “stress”, digamos que sorprendemos a nuestro cuerpo con un esfuerzo y éste reacciona dando lo máximo para hacer frente a esa situación imprevista.

2.Durante el entrenamiento, el cuerpo va trabajando para conseguir mitigar ese “stress”, aumentando el ritmo cardíaco, consumiendo energía, termorregulando a través del sudor…

3.Descanso; me recupero del “stress” y mi cuerpo genera adaptaciones para “estar preparado” y poder superar con facilidad ese “stress” la próxima vez que aparezca. Esto es conocido como FASE DE SUPERCOMPENSACION.

4.Otro entrenamiento; vuelvo a generarle “stress” a mi cuerpo pero con un estímulo diferente al anterior para evitar que éste se acomode y consiga adaptarse con facilidad: cambiamos la intensidad, volumen, reservas energéticas…

En definitiva, podemos decir a groso modo que es en la fase de descanso donde se produce la mejora en cuanto al entrenamiento.

descanso

A veces, el “stress” al que sometemos a nuestro cuerpo se va acumulando y no damos tiempo a que se produzca la SUPERCOMPENSACION lo que facilita que acabemos llegando a padecer un SOBREENTRENAMIENTO, algunos de los síntomas que pueden ayudarnos a detectarlo:

•Alteraciones en el sistema inmunitario; aparición de alergias, procesos gripales, resfriados, cistitis…

•Alteración en el estado de anímico; que aparezca la desmotivación, relajarse con respecto a la fecha de la competición…

•Dificultad para conciliar el sueño o para despertarse después de ocho horas de sueño.

•El síntoma que más pistas puede darnos a la hora de diagnosticar el sobreentrenamiento es algún problema de tipo muscular como calambres, contracturas, roturas fibrilares… pero para estar completamente seguros siempre tiene que ir acompañado como mínimo de otro síntoma de los ya mencionados anteriormente.

¿Cómo combatimos contra el Sobreentrenamiento una vez haya aparecido?
Pues descansando, dejando de lado por unos días el entrenamiento, y mimando a nuestro cuerpo alimentándolo correctamente e incluso suplementándolo si fuese necesario, hidratándolo convenientemente, sometiéndolo a masajes, saunas e hidromasajes, regalándole horas de sueño… Tampoco hay que abusar del descanso porque entonces volveremos al estado inicial.

Recuerda, el descanso adecuado nos ayuda a estar en forma.

El equipo beFitness

Síguenos en Instagram y en Facebook
Somos tu entrenador personal y online

Deja una respuesta

No hay comentarios aún.