Es muy bueno comenzar a ver que cada vez somos más las personas que estamos empezando a prestar más atención a los alimentos que comemos, a las calorías que ingerimos y a la forma en que cocinamos dichos alimentos. Ser saludable se ha convertido en una tendencia que esta a la orden del día, pero muchos de nosotros erróneamente pensamos que tenemos unos hábitos alimenticios saludables o unos hábitos llamados “limpios” y que estos deberían ayudarnos a mantenernos sanos y a alcanzar nuestra meta nutricional. Bueno, pues analizando desde nuestro punto de vista lo que es ” comer limpio” para ti es completamente lo contrario que para nosotros. Vamos a analizar esta última frase: para nosotros el significado de “limpio” en este contexto es muy subjetivo y varía ligeramente dependiendo de nuestro objetivo nutricional.

Por ejemplo, ¿cómo ves el siguiente desayuno que te proponemos?
• Una tortilla fracesa con huevos cubierta con champiñones, pimiento verde y un poco de queso rallado (más de 500 calorías).
• Una tostada con mantequilla de cacahuete orgánica (alrededor de 200 calorías).
• Zumo de naranja natural (más de 100 calorías).

Esto no parece un mal desayuno ¿verdad?. Bueno, pues resulta que nuestro desayuno saludable es más de 800 calorías, y si una dieta promedio para una persona es de 2000 calorías por día, entonces es casi la mitad de su ingesta diaria de alimentos. Es crucial entender que algunos alimentos o ingredientes que nosotros consumimoscomo saludables, pueden aportar un numero de calorías excesivo. Y si creemos que estamos comiendo saludable pero estamos cometiendo este tipo de errores una vez al día, todos los días, estamos nominados para no perder peso y, posiblemente, conseguir lo contrario de ganar peso.
Así pues, la mejor manera de comenzar, es eliminando esas calorías que estamos incorporando a nuestro cuerpo ya que tenemos varias formas de poder sustituir los alimentos y los ingredientes en nuestra dieta.

Por ejemplo:
• En lugar de refrescos y bebidas gaseosas optar por beber más agua.
• Reemplazar las salsas normales , a salsas con bajas calorías y bajas en grasas.
• Usar menos aderezos en las ensaladas y comidas (reducirlo a la mitad).
• Optar por productos lácteos bajos en grasa y alto contenido en proteínas en lugar de grasos.

Healthy Fat Loss Diet Mistakes Blog

Este tipo de pequeños cambios en nuestra dieta reducirá considerablemente nuestras calorías durante el día, sin reducir las cantidades reales de alimentos. Para poner en marcha la pérdida saludable de peso es suficiente con empezar a reducir en nuestra ingesta de calorías en 200 diarias durante un período de tiempo, y los resultados vendrán.
Hay otra manera de hacerlo, podemos comer menos de 1.500 calorías y hacer ejercicio durante 2 horas al día. Pero no es un enfoque razonable y sostenible, ya que sólo podrá seguir este plan durante un período de tiempo limitado (de varias semanas a varios meses en el mejor de los casos). Podemos alcanzar metas a corto plazo, pero no disfrutaremos realmente del proceso y no podremos sostenerlo. Por lo tanto, si lo que realmente queremos es tener un plan de dieta saludable y que se pueda disfrutar durante el proceso. Este plan de dieta debería ir acompañado por un buen plan de entrenamiento para sinergizar los resultados. El enfoque más acertado y el que menos costoso y con resultados a corto plazo, sería utilizando un déficit de calorías pero si no nos importa el tiempo, el mas acertado sería la combinancion de deficit de calorías con un plan de entrenamiento porque los resultados son superiors pero estos serian a largo plazo.
Una vez más, queremos destacar el hecho de que lo más importante es la cantidad de calorías totales que tomamos, en comparación con la cantidad de energía que se quema a lo largo del día. Podemos ser los comensales más sano en este planeta, ingiriendo solo carne magra, verduras, frutos secos y frutas, pero si comemos demasiadas calorías de estos alimentos “saludables” podemos terminar ganando peso.

Otro error común es que la gente se confunde con la proporción de macros (proteínas, carbohidratos y grasas). Un punto esencial a entender aquí es que la proteína juega el papel principal, por lo tanto, intentar establecer la cantidad de proteína primero y el resto de calorías se llenan de carbohidratos y grasas. La proporción entre los carbohidratos y las grasas es mucho menos importante para la cantidad total de ingesta de proteínas. El consumo de proteínas dependerá de muchos factores, incluyendo la masa muscular y el entrenamiento de fuerza, pero nuestra sugerencia es consumir entre 1,8-2,4 g de proteína por kg de peso corporal.

Entonces, ¿por qué la comida “no saludable” no es nuestra amiga? Bueno, todavía podemos perder peso manteniéndonos en un estado de déficit de calorías y comer comida calificada “no sana” como caramelos, dulces y fritos, pero sería algo muy difícil de hacer ya que la mayoría de los alimentos “poco saludables” son calorías densas con muy pocos nutrientes. Esto significa que comeremos nuestro numero de calorías diarias de manera muy rápida. Entonces, ¿qué debe suceder para que perdamos peso? Debemos llenar nuestros platos con alimentos ricos en minerales, vitaminas y fibras.

Conclusión beFitness
Para perder peso necesitamos estar en un déficit de calorías,es fundamental, da igual que esas calorías vengan de una hamburguesa que de un filete de pescado a la plancha. Aunque comamos super “limpio y sano” pero si no estamos en un déficit de calorías, no seremos capaces de perder peso. La reducción de nuestra ingesta de calorías en un 10-15%, nos dará algunos buenos resultados si nos mantenemos constantes durante un período significativo de tiempo. Y a veces todo lo que se necesita para reducir este 10-15% es adaptar el enfoque descrito anteriormente. Debemos construir la dieta alrededor de las proteínas y llenar el resto de calorías con carbohidratos y grasas sanas.

Nuestro consejo es aplicar una proporción de 80/20 a nuestra dieta, donde el 80% de su alimento proviene de alimentos densos en nutrientes como cereales integrales, semillas delgadas, nueces, verduras, frutas y el resto del 20% de otras fuentes como sus antojos (helado, chocolates, etc). Podemos comer casi cualquier alimento que nos guste pero con moderación. Rcuerda: moderación y flexibilidad es la clave para el éxito de la dieta a largo plazo.

El equipo beFitness

Somos tu entrenador personal y online y ahora también tu nutricionista.
Síguenos en Facebook, Instagram, beFitness fotografía, beFitness BLOG, You Tube, Google + y muy, muy pronto en Yummpy app.

Deja una respuesta

No hay comentarios aún.