Nos hemos enfrentado a esta situación muchas veces y nosotros nos hemos enfrentado una vez más el fin de semana pasado cuando fuimos invitados por un amigo nuestro a una cena de barbacoa. La cuestión que vamos a analizar en este post es como controlar la dieta con todos los acontecimientos sociales que se nos presentan continuamente en nuestro camino y como son muchos y constantes para todo el mundo, decidimos escribir este post para compartir nuestros pensamientos sobre esta situación. Nosotros nos enfrentamos a esto muy a menudo especialmente durante las estaciones festivas de Navidad, Año Nuevo, Pascua…etc

Si tu estás comprometido con tu dieta y tratando de mantenerte constante en tu plan de nutrición saludable para reducir la grasa corporal, entonces estamos en el mismo barco pero hemos deducir que todos los eventos sociales con la familia y los amigos están llenos de diversión y emoción y estos acaban con un sentimiento de culpa personal e interior. Te entendemos completamente, ya que nosotros mismos nos enfrentamos a este problema. Todo este tipo de eventos están acompañados por el consumo de grandes cantidades de calorías en un corto período de tiempo y como resultado tenemos el sentirse culpable y nos forzaremos a nosotros mismos a un castigo en forma de sesiones de cardio extrema en los días posteriores al “Día de la Culpa”.

GUILT

Podemos observar que nuestro peso aumentará después de un consumo de calorías agravado, pero no entre debemos entrar en pánico todavía, ya que la mayor parte de esto sería la retención de agua causada por el glucógeno de todos los carbohidratos que hemos comido. Con el tiempo, nuestro cuerpo será capaz de regularse a sí mismo en los próximos días y su peso volverá a la normalidad. Es posible que podamos encontrar esta situación con un promedio de no más de 1-2 días por mes durante todo el año, cuando vemos trastornado nuestro plan nutricional debido a este tipo de eventos sociales y situaciones indulgentes pero si es así, 2 o 3 veces por mes, sin extenderse a más días, con suerte no tendremos un efecto dramático en nuestro progreso general de la dieta. Lo más importante es volver a la normalidad tan pronto como sea posible después del “mal día”.

Hay que recordar que la vida es para disfrutar, y hay 365 días en un año, así que no debemos obsesionarnos con un mal día de dieta. En su lugar podemos utilizar este exceso de carbohidratos para un buen uso en un gimnasio moviendo y entrenando un poco más de lo habitual.

Desde nuestra experiencia personal, sabemos lo fácil que es obsesionarse con los números al contar calorías y preocuparse mucho por equilibrar los números. Pero es importante a veces levantar los ojos de los números y mirar a nuestro alrededor, y recordar el hecho de que “la vida es para disfrutarla”. Por lo tanto, no debemos obsesionarnos o culpabilizarnos después de una ocasión festiva y ponerlo en un modo positivo, lo que refleja pasamos un buen rato con la familia y amigos.

Conclusión beFitness
Muy importante ser coherentes en nuestro plan nutricional y con idea de usar la teoría de “consistencia sobre la perfección”. Siempre tendremos altibajos, no sólo con nuestros entrenamientos, sino también en la alimentación. Uno o dos “días malos” no arruinarán todo nuestro mes de dieta. Hay que asegurarse de mantenernos en el camino de nuestro progreso dentro y fuera del gimnasio. Debemos ser positivos, debemos disfrutar de nuestra vida y de nuestro viaje a la salud y la condición física.

El equipo beFitness

Somos tu entrenador personal y online y ahora también tu nutricionista. Somos tu estilo de vida.
Síguenos en Facebook, Instagram, beFitness fotografía, beFitness BLOG, You Tube, Google + y muy, muy pronto en Yummpy app.

Deja una respuesta

No hay comentarios aún.